Bismil_lahir Rahmanir Rahim
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Bismillaah, wal-hamdulilaah, was-salaatu was-salaamu 'alaa rasoolillaah, As Salamu 'Alaykum wa Rahmatullaahi wa Barakatuh
Últimos temas
Traductor
widget

Comparte | 
 

 Capítulo 6

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Capítulo 6   Mar Abr 07, 2009 6:15 pm

Cuestiones sobre la libertad de las creencias, la unión de la nación y su retraso



Primero: ¿Es cierto que el Islam va contra la libertad de las creencias?

1- El Islam garantiza al hombre la libertad del credo. Este concepto está muy claro en el Corán: "No cabe coacción en la religión" (1). No se puede obligar a nadie a dejar su religión y abrazar otra, ya que la libertad del ser humano en elegir la misma es la base de la creencia. He aquí, en confirmación de ello que el Corán reitera este principio al decir:" ¡Que crea quien quiera, y quien no quiera que no crea!" (2)

2- El establecimiento de la libertad religiosa quiere decir el reconocimiento de la diversidad de creencias. En la primera constitución de Medina, el Profeta (sws) afirmó este concepto al reconocer que los judíos forman, junto a los musulmanes, una sola comunidad.

Partiendo de la libertad religiosa que garantiza el Islam, el segundo califa, Umar Ibn al Jattáb (ra), se comprometió a garantizar la seguridad de los habitantes cristianos de Jerusalén "garantizar sus vidas, sus iglesias y sus cruces, de modo que ninguno de ellos se vea dañado ni obligado a dejar su religión".

3- El Islam asegura también la libertad de las discusiones religiosas a condición de que éstas sean objetivas y lejos de cualquier injuria o burla de los demás. El Corán dice :"llama al camino de tu Señor con sabiduría y buena exhortación. Discute con ellos de la mejor manera" (3). A base de estos principios tolerantes, debe ser el debate entre musulmanes y no musulmanes. El Corán, dirige este llamamiento al diálogo a la gente del Libro donde dice: "Di: ¡Gente de la Escritura! Convengamos en una fórmula aceptable a nosotros y a vosotros, según la cual no serviremos sino a Dios, no le asociaremos con nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como Señor fuera de Dios. Y si vuelven la espalda, decid: "¡Sed testigos de nuestra sumisión!" (4). Esto significa que si el diálogo no diese resultado, cada cual sería libre en la elección de la religión que le convenga. El último versículo de la sura "Los infieles" habla de lo mismo, pues termina su mensaje a los asociadores, en la boca de Muhammad, de la siguiente manera: "Vosotros tenéis vuestra religión y yo la mía". (5)

4- La convicción es la base de la creencia: La verdadera creencia es la que se basa en la certidumbre, y no en la imitación ni la coacción. Cada individuo es libre de creer en lo que quiera y en adoptar para si mismo las ideas que le convengan, e incluso si éstas son heréticas. Nadie le puede impedir hacer eso mientras mantenga estas ideas para sí mismo sin causar daño a ninguno. Sin embargo, sería violador del sistema general del estado y acusado de provocar la discordia entre la muchedumbre si intentara publicar estas ideas que contradicen las creencias de la comunidad y los valores que mantienen. Cualquier persona que infringe el sistema general del estado será sometido a castigo, y, posiblemente, será acusado finalmente, de alta traición, que muchos países castigan con la muerte.

El hecho de dar muerte al apóstata, en la Shari'a islámica, no es tan sólo por el hecho de renegarse, sino por provocar discordia, dudas y confusión en el sistema general del estado islámico. Pero si este individuo se renegara sin divulgar sus ideas entre los demás y provocar dudas en sus ánimos, nadie le podría causar daño, pues Dios es el único en saber lo que ocultan los corazones. Algunos ulemas (6) ven que el renegado no ha de recibir su castigo en la vida terrenal, sino en la de más allá, pero lo que pasó de dar muerte a los apóstatas en el Islam, basándose en algunos hadices del Profeta (sws), no había sido solamente por la apostasía, sino porque estos renegados se habían alzado en armas contra el Islam y los musulmanes. (7)







(1) Sura 2, vers. 256.

(2) Sura 18, vers. 29.

(3)Suea 16, vers. 125.

(4) Sura 3, ver. 64.

(5) Sura 109, ver. 6.

(6) Doctos en las ciencias religiosas.

(7) Véase 'abd al-Muta'al Al Sa'ídí, La libertad religiosa en el Islam, Editorial, Dar al-Fikr al-'Arabí, (sin fecha), pp. 3, 72-73, 88.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capítulo 6   Mar Abr 07, 2009 6:19 pm

Segundo: ¿La actitud de los musulmanes frente a Salman Rushdy va contra la libertad de expresión?



1- La libertad de pensamiento y expresión está garantizada en El Islam sin límites, ya que el planeta entero, con su cielo, su tierra y lo que hay entre ellos, es espacio de la libre reflexión. El texto coránico dice: "Y ha sometido a vuestro servicio lo que está en los cielos y en la tierra. Todo procede de Él. Ciertamente hay en ello signos para la gente que reflexiona"(1). El Corán reprocha a aquellos que paralizan el uso de sus fuerzas mentales y físicas y las ponen en un nivel inferior a las de los animales. El Corán contiene decenas de versículos que incitan a tener acceso a las ciencias; enaltecen el valor de la mente; y hacen del poblamiento de la tierra un cumplimiento de una orden divina al hombre y de la reflexión deber un religioso. (2)

Es necesaria entonces la investigación científica, y estará protegida la libertad de expresión cuando sea para el bien de la humanidad.

2- Ya se sabe que cada nación tiene sus herencias sagradas de las cuales se siente orgullosa, así como las creencias que corren en su interior y los valores que sostienen. Todo ello tiene su fuerte influencia sobre la identidad de la nación y el tejido de su cultura. El hecho de transgredir estas tradiciones sagradas, o bien a través del hecho o del dicho, o bien mediante la burla de ellas, se considera violación de la libertad de la nación y su sistema general. Cada nación tiene el derecho a proteger sus cosas sagradas y su sistema general de cualquier tipo de agresión. Esto nos explica la actitud de los musulmanes contra Salman Rushdy. Ellos sintieron que sus cosas sagradas, de las cuales se enorgullecen, han sido atacadas y la inviolabilidad de su Profeta (sws) ha sido despreciada. Esto ha sido el motivo de su oposición. Es una actitud que tiene sus razones.

3- Se nos pone de manifiesto que la cuestión, en el caso de Salman Rushdy, no tiene nada que ver con la libertad de expresión, sino gira en torno a la libertad de difamación e injuria, si queremos llamar las cosas con sus verdaderos nombres. Esto no lo admite ninguna nación. Nosotros, los musulmanes, nos enojamos de la misma manera si se dirigiese una injuria a Moisés (as), a Jesucristo (as) o a cualquier Profeta (as). Pero esto no significa la aprobación de la condena a muerte de Salman Rushdy o incluso juzgarle, porque él no vive en un estado islámico donde se le puede presentar a sus tribunales.

4- Los medios informativos occidentales ayudaron, - y lo siguen haciendo- en el caso de Rushdy, a la confusión entre la libertad de expresión y la de difamación e injuria. Hay que distinguir entre ambas cosas. Pues la elección, por parte de Rushdy, de cosas islámicas sagradas con el fin de difamarlas no es más que una degradación intelectual y artística. Por otra parte, se considera un intento deliberado cuyo objetivo es burlar de las cosas sagradas islámicas.

El literato creador tiene delante de él un espacio inmenso para alcanzar su meta, mientras aquel que no tiene talento alguno elige un tema espinoso, sobre todo de los temas relacionados con las creencias de la comunidad para que así pueda entrar en el círculo de la fama. Y así lo hizo Salman Rushdy logrando la popularidad que quería.

Los musulmanes deberían ignorarle totalmente. Él no ha sido el primero en atacar las cosas sagradas islámicas y no será el último. Ni sus escritos ni los de otros tendrán ninguna influencia sobre esta religión que sigue resistiendo, a lo largo de catorce siglos, y mostrando su fuerza contra toda clase de difamación.







(1)Sura, 45, vers. 13.
(2)Véase ‘Abbas Mahmúd a1-'Aqqád, El libre pensamiento, un deber religioso.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capítulo 6   Mar Abr 07, 2009 6:23 pm

Tercero: ¿Es cierto que las penas ( 1) en el Islam se caracterizan por dureza y crueldad?




1- El Islam, nunca ha sido una religión de crueldad ni invoca a la violencia, sino todo lo contrario, es una religión que llama a la misericordia, la compasión y la tolerancia. Pero, al mismo tiempo, insiste en afirmar la seguridad y establecer la paz en la sociedad, con el fin de garantizar la libertad de los individuos y proteger sus derechos, sus propias almas, sus creencias, sus mentes, sus bienes y sus familias. Por eso, cuando determina una pena para un pecado cualquiera, toma en consideración dos principios básicos:

a) Que el hombre no es infalible, sino puede incurrir en el pecado en cualquier tiempo. Por ello, el Islam deja las puertas abiertas ante los pecadores para que se arrepientan y purifiquen sus almas.

b) A cada persona, en la sociedad, le interesa que se garantice la seguridad de su vida, de su familia y de sus bienes. Debido a ello, no se puede permitir que las malas conductas de algunos individuos se conviertan en un fenómeno destructor, que acabe con la seguridad de la sociedad y amenace a los inocentes.

2- Si el Islam impone penas para castigar a los criminales, llama, al mismo tiempo, a soslayar su aplicación si existieran dudas. Asimismo, la pena no se aplica en el caso de que el juez se asegure de que quien cometió el pecado es sincero en su arrepentimiento. En este sentido dice el Profeta (sws): "Evitad aplicar las penas a los musulmanes cuánto podáis; dejad al musulmán en libertad si le encontráis alguna salida, ya que sería mejor para el juez equivocarse en aplicar el perdón que en aplicar el castigo" (2). Este hadiz indica, como se observa, la máxima tolerancia.

3- La pena del adulterio es muy difícil de aplicarse, debido a que el Islam puso como condición para ello la presencia de cuatro testigos. Éstos tienen que afirmar haber visto, claramente y sin ninguna duda, al pecador en el momento de cometer el pecado. Naturalmente, esto es imposible de realizarse. Por ello, los dos casos de lapidación que tuvieron lugar en la historia del Islam, se basaron en la confesión y no en testimonios. A pesar de dicha confesión, el Profeta (sws) intentaba reiteradamente, en distintos tiempos, que los dos adúlteros negasen su confesión, pero éstos insistieron fuertemente en su confesión hasta que el Profeta (sws) no tuvo otra alternativa más que aplicar el castigo, algo que no volvió a repetirse en toda la historia del Islam por la dificultad de confirmarlo.

4- El Islam no corta la mano de un ladrón hambriento que roba para alimentarse o para mantener a sus hijos, pero castiga a aquel reo que no lo hace debido a una necesidad, sino para apoderarse injustamente de los bienes y las ganancias de los demás y extender la corrupción en la sociedad. Un criminal como éste no merece la compasión de nadie, porque él no se ha compadecido de quienes robaba. En muchas ocasiones, la víctima del robo se encuentra en extrema necesidad del dinero que se le hurtó.

La comunidad tiene derecho a defenderse y proteger las propiedades de sus individuos. Además, cuando esta pena estaba­ aplicada, en la sociedad musulmana, los accidentes de robo eran casi inexistentes. A pesar de que el comerciante dejaba su mercancía sin protección y las puertas de las casas no se dejaban bien cerradas, no se cometían robos, al contrario de lo que pasa en muchas sociedades donde el castigo del ladrón se limita a una pena leve. Esto ayudaría al desenvolvimiento de los robos y a que tal crimen se repita de una manera grave en algunas comunidades.

5- Garantizar la justicia y acabar con la pobreza en las sociedades requieren la aplicación de la pena del robo, es decir, el ciudadano no debe sufrir una necesidad que le hace cometer tal crimen. Por ello, el califa "Umar lbn al-Jattáb (ra) no aplicó esta pena durante el año de la hambruna que aconteció en los países islámicos en aquel entonces. Cuando las leyes divinas estaban aplicadas de una manera justa en la primera era del Islam, los viajeros no sentían en el camino, por largo que sea, ninguna amenaza, salvo la de las fieras que pudieran atacar a sus ganados.

El ladrón sabía de antemano el castigo que le esperaba, por lo que, pensaba mil veces antes de cometer este crimen o cualquier otro. Tal vez sea esto el motivo principal de que eran escasísimos los casos de aplicación de las penas. ¿Cuál sería mejor: establecer y garantizar la seguridad en la sociedad y castigar, para lograrlo, a unos pocos individuos o llenar las cárceles de criminales, enturbiando así la tranquilidad de la sociedad?
¿Quién merece más compasión: el criminal o la sociedad que podría sentirse falta de seguridad?







(1)"Las penas": aquí se refiere a los castigos legales impuestos por Dios que se aplican a quien cometa un delito determinado (El traductor):
(2) Transmitido por al-Tirmidí y al-HAkim en AI-mustadrak; entre otros.( Véase Fayd al-Qadír, de al-Manáwi, tomo I, Beirut, 1972, p. 226 y s.s.)
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capítulo 6   Mar Abr 07, 2009 6:25 pm

Cuarto: ¿Cuáles son las causas de la división de los musulmanes, a pesar de que el Islam llama a la unión?





1- Nadie niega que los pueblos islámicos en la actualidad están divididos y desunidos, lo cual es una realidad notoria que no necesita demostración. Pero esto ocurre en una sola etapa de la larga historia de los musulmanes al igual que otros pueblos y naciones; es decir, ellos no permanecerán así para siempre. Como los países europeos -que han podido vencer los factores de la división y la lucha interna, después del estallido de dos guerras mundiales en el siglo XX- los pueblos islámicos podrán también superar los motivos de su división y dispersión, buscando un modo adecuado para la cooperación fructífera cuyo objetivo es el bien de todas las sociedades islámicas.

A este respecto, existen intentos continuos, a pesar de ser lentos y con efecto reducido y modesto, como la Organización de la Conferencia Islámica, que reúne a todos los países islámicos. Sin embargo, se puede desarrollar el trabajo de esta organización y el de otras entidades islámicas para llegar a una fase avanzada de cooperación firme.

La unión, la cooperación, la familiaridad y la solidaridad son instrucciones islámicas que representan para la nación musulmana el mejor apoyo que le garantiza el éxito de estos intentos en el futuro.

2- El Islam llama en sus fuentes originales a la unión y a la solidaridad, y pone en guardia contra la división y la discrepancia "Aferraos al pacto de Dios, todos, juntos, sin dividiros"(1), incita a sentir los dolores de los demás y consolarles para aliviar sus tristezas e invoca a que toda la nación sea como un sólo cuerpo. Dice el Profeta al respecto: "Los creventes se asemejan, en su cariño, misericordia y solidaridad, al cuerpo humano del cual si un miembro se encuentra indispuesto, repercute en todo el cuerpo, causando la vigilia y la fiebre". (2)

El Islam considera que el vínculo de la fe es como el de hermandad: "Los creyentes, en verdad, son hermanos" (3)

Cuando el Profeta (sws) emigró a Medina hermanó entre al-muháyyirún (los emigrantes mecanos); y al-ansár (los aliados medinenses), ambos grupos confraternizaron y se hicieron solidarios, tanto en las buenas como en las malas. Existen a este propósito muchos versículos coránicos y hadices del Profeta (sws).

3- En la actualidad existen muchas razones exteriores que contribuyeron a la división de los musulmanes. Gran parte de estas razones se remontan a la etapa colonial del mundo islámico. Cuando se retiraron las fuerzas coloniales dejaron atrás muchos problemas motivados por los mismos colonialistas, como los conflictos fronterizos. La base política del colonialismo fue "divide y vencerás". Por lo tanto, reavivó el fanatismo étnico entre los pueblos colonizados, saqueó sus riquezas, causando su empobrecimiento y su retraso cultural. Sus efectos siguen vivos hasta hoy día. La mayoría de los países islámicos aún sufren de los problemas que el colonialismo dejó atrás.

4- Muchos musulmanes, ocupados en resolver los problemas que el colonialismo dejó tras de sí, se descuidaron de las enseñanzas del Islam que llaman a la unión y la solidaridad.

Pero los musulmanes aún desean unir sus fuerzas, solidarizase y explotar sus recursos para lograr el bienestar de sus pueblos. El musulmán, como parte de la comunidad islámica, en cualquier país, siente los dolores de los musulmanes en las diferentes regiones del mundo. Esto ayuda a la existencia de una base firme que intenta recuperar la solidaridad y la unión entre los países islámicos, es decir, la unificación de los esfuerzos; la integración en los ámbitos culturales, económicos, políticos y de seguridad; y el intercambio de experiencias, de intereses y de todo lo que redunda en el bien de los musulmanes. Así podrán tener un papel efectivo cuyo fin es establecer las bases de la paz y la seguridad en el mundo entero.







(l) Sura 3, vers. 103 y sura 8. vers. 46.

(2)Transmitido por Muslim y otros (Véase Fayd al-Qadír, Tomo, V, p. 514 y s.s).

(3) Sura 49, vers. 10.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capítulo 6   Mar Abr 07, 2009 6:27 pm

Quinto: ¿Es el Islam responsable del retraso de los musulmanes?




l- Las realidades históricos aclaran, sin la menor duda, que el Islam ha podido, poco después de su aparición, establecer una civilización brillante, la más larga de todas las civilizaciones en la historia. Están presentes aún, ante todos, las huellas que dejaron los musulmanes en todos los ámbitos científicos y artísticos. Las bibliotecas mundiales contienen miles de manuscritos árabes islámicos que demuestran el nivel avanzado de una civilización arraigada que alcanzaron los musulmanes. Se añade a esto las antigüedades arqueológicas islámicas esparcidas en todo el mundo islámico que atestiguan la grandeza de sus artes.

La civilización musulmana en al-Andalus con todo lo que se queda de ella hasta nuestros días son testigo de esa grandeza en la misma Europa. En los siglos XII y XIII, se lleva a cabo, en Europa, un movimiento de traducción de muchos libros científicos de sabios musulmanes sobre los cuales se basó la civilización moderna europea.

2- El Sagrado Corán muestra mucho respeto a los sabios y la ciencia, e invoca a la contemplación y el estudio del planeta, y al poblamiento de la tierra. Los primeros cinco versículos de la revelación divina llaman la atención a la importancia del saber de la lectura y de la meditación (1)

Este hecho tiene un significado relevante que llamó la atención de los musulmanes desde el principio. La apertura del Islam hacia el desarrollo civilizado, en su sentido general, sea fisico o moral, no requiere demostración.

3- Respecto al retraso de los musulmanes hoy en día, en verdad, el Islam no tiene la culpa de ello, porque él está en contra de todas las formas de retraso. Cuando los musulmanes dejaron de asimilar los significados verdaderos del Islam, se retrasaron en todos los ámbitos de la vida. Malek ben Nabi, intelectual argelino, explica fielmente esta situación diciendo: "La causa del retraso actual que sufren los musulmanes no lo motiva el Islam, sino que es un castigo merecido del Islam a sus seguidores, porque ellos lo abandonaron, y no porque ellos se aferraron a él, como creen algunos ignorantes". Entonces no existe ninguna relación entre el Islam y el retraso de los musulmanes.

4- El Islam está y estará siempre abierto a todo desarrollo civilizado cuyo objetivo es la prosperidad del hombre. Cuando los musulmanes indagan sobre las razones verdaderas de su retraso no encontrarán él Islam entre ellas, pues hay causas exteriores que se remontan, en gran parte, a las épocas del colonialismo que obstaculizó todo movimiento positivo. Estas razones, junto a otras interiores, hicieron que los musulmanes se olvidaran de los elementos positivos e impulsores del curso de la vida.

5- No se puede confundir el Islam con la realidad decadente del mundo islámico contemporáneo. El retraso que sufren los musulmanes no es más que un periodo de su historia. Esto no significa, de ninguna manera, que se quedarán así para siempre. Asimismo, no se permite acusar el Islam de ser el motivo de este retraso, como no es lógico atribuir el retraso de América Latina al Cristianismo.

El rigor científico exige que el juicio sobre la actitud del Islam ante la civilización sea basado en un estudio objetivo y justo de los orígenes del Islam y no en sospechas, acusaciones y prejuicios que nada tienen que ver con la realidad.





(1) Sura 96, vers. 1-5
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capítulo 6   

Volver arriba Ir abajo
 
Capítulo 6
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Collier capítulo 8
» Collier.capítulo 3
» EL EPISODIO DE JOSUÉ Y EL SOL
» Tobías En el capítulo 6 y verso 8,manda a ahuyentar los demonios con carne quemada tremenda herejia
» MANUAL DE EVANGELISMO Capítulo 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mujer en el Islam :: Libros :: Realidades sobre el Islam-
Cambiar a: