Bismil_lahir Rahmanir Rahim
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Bismillaah, wal-hamdulilaah, was-salaatu was-salaamu 'alaa rasoolillaah, As Salamu 'Alaykum wa Rahmatullaahi wa Barakatuh
Últimos temas
Traductor
widget

Comparte | 
 

 Capìtulo 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 8:59 am

El Islam y la cuestión de la mujer


Primero: ¿Es cierto que el Islam oprime a la mujer y conculca sus derechos?

1- Antes del Islam, la mujer vivía en unas condiciones pésimas sin derecho ni opinión. Luego vino el Islam para salvarla de estas condiciones, elevar su posición, terminar con las injusticias que sufría y hacerla sentir su puesto en la sociedad al igual que el hombre. El Islam, además de garantizar los derechos de la mujer, afirmó su inocencia de la acusación de seducir a Adán en el Paraíso y de ser el origen del mal en el mundo. A este respecto, el Corán aclara que el Diablo es el único responsable de seducir a los dos. Dice en la sura 2, vers. 36: "Pero Satanás les hizo caer a los dos, sacándolos de donde estaban".

2- El Islam afirma que todos, hombres y mujeres, fueron creados de una sola persona. Dice el Corán en la sura 4, vers. 1: "!Gentes! Temed a vuestro Señor, quien os creó a partir de un solo ser..." Los dos son, pues, totalmente iguales. Por otra parte, el honor que concedió Dios al género humano, al decir en la sura 17, vers. 70: "Hemos honrado al hijo de Adán", alcanza tanto al hombre como la mujer, ya que, según se sabe, cuando el Corán dice: “Gentes”, o “Hijos de Adán", se dirige a los hombres y las mujeres.

3- El Profeta (sws) describió la relación entre el hombre y la mujer diciendo: “Las mujeres son hermanas de los hombres y las mujeres tienen sobre sus esposos los mismos derechos que éstos tienen sobre ellas”(1) La expresión "hermanas" en la tradición profética indica la igualdad. En efecto los dos ante Dios son totalmente iguales sin ninguna distinción, salvo en las buenas obras. Dice el Corán al respecto: “Quien obre bien, sea hombre o mujer, siendo creyente, le haremos que goce una buena vida y le daremos un recompensa que corresponda a lo mejor que haya hecho" (sura 16, vers. 97). También Dios responde a la plegaria de la mujer al igual que responde al hombre, y da a los dos el mismo galardón. Dice el Corán en la sura 3, vers. 195: “Su Señor les responde: No dejaré que se pierda lo que haya hecho ninguno de vosotros, sea varón o hombre. Unos procedéis de otros”. La expresión coránica "Unos procedéis de otros” aclara que el hombre y la mujer se complementan, sin lo cual la vida no puede seguir.

4- Después de exponer estos textos decisivos de las dos fuentes del Islam: el Corán y la sunnah, no sería justo acusar al Islam de oprimir a la mujer y conculcar sus derechos. La verdad es que, en muchos casos, se confunden injustamente las instrucciones sublimes del Islam y el comportamiento y las costumbres anticuadas de algunos musulmanes. La situación inferior de la mujer en algunas sociedades es resultado de la ignorancia dominante en las mismas y no a las legislaciones del Islam.






(1) Libro de la Purificación l7.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:03 am

Segundo: ¿Es la mujer siempre dependiente del hombre?

1- El Islam garantizó a la mujer una total independencia económica. Ella tiene toda la libertad de disposición y decisión sobre sus bienes particulares sin el permiso del hombre, a condición de que tenga capacidad para ello. Ni su esposo ni ningún pariente tiene el derecho de apoderarse de todos o de una parte de sus bienes, salvo que sea con su permiso.

2- No se permite a ningún hombre, aunque sea su padre, que obligue a la mujer a que se case con alguien que no quiere. El casamiento de la mujer se basa necesariamente en su consentimiento y satisfacción. Ocurrió que una joven vino al Profeta (sws), quejándose de que su padre la había casado, por obligación, con un sobrino suyo (primo de la joven) para elevar su puesto. El Profeta (sws) llamó al padre e hizo que su hija eligiera entre seguir con su primo o abandonarlo. Ésta decidió con toda libertad seguir con su esposo, diciendo: "!Mensajero de Dios! Estoy de acuerdo con lo que decidió mi padre, pero quise enseñar a las mujeres que los padres, en este asunto, no tienen poder sobre las hijas"(1)

3- La mujer asume, al igual que el hombre, una responsabilidad en la familia y en criar y educar a los hijos. Naturalmente la vida de la familia no puede seguir perfectamente sin la participación de ambos, sin la cual se perturba el orden familiar, lo que se refleja negativamente en la vida de los niños. El Profeta (sws), en una tradición concertada, responsabiliza al hombre y a la mujer en la vida familiar cuando dijo: "Todos sois responsables y cada uno será interrogado por su responsabilidad: el gobernador es responsable y será interrogado por sus vasallos; el hombre es responsable en la casa y será interrogado por ello, la mujer es responsable en la casa de su marido y será interrogada por ello..." (2)

El hecho de que la mujer asuma la responsabilidad de la casa desmiente la pretensión de que ella siempre es dependiente del hombre.

4- El hombre no puede prohibir a la mujer que goce sus derechos ni que salga a hacer el azalá (rezo) en la mezquita. Dijo el Profeta (sws) al respecto: "No prohibáis a las mujeres que hagan el azalá en la mezquita" (3). Dicho esto, volvemos a decir lo que mencionamos antes de que si algunos musulmanes tratan a las mujeres según algunas costumbres y tradiciones anticuadas, no puede echarse la culpa al Islam y sus legislaciones, sino a la ignorancia y la mala comprensión de la religión de Dios.







(1) Transmitida por al-bujari en el libro del matrimonio
(2) Transmitida por al-Bujári y Muslim.
(3) Transmitida por Ibn Máya en al-Mirgaddima (la Introducción). T. l, p. 8.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:07 am

Tercero: ¿Porqué corresponde a la mujer, en la herencia, menos de lo que corresponde al hombre?

1- Antes del Islam, en la sociedad árabe, la mujer se excluía totalmente de la herencia, pero cuando llegó el Islam le dedicó una parte de ésta, lo que causó el descontento de los hombres que veían que ellos merecían toda la herencia porque son los que salen a enfrentarse con los enemigos.

Sin embargo, el Islam dedicó a la mujer, en la mayoría de los casos la mitad de lo que corresponde al hombre. Dice el Corán al respecto en la sura 4. vers. 11: "Dios os prescribe acerca de vuestros hijos (en la herencia.): al varón le corresponde el doble de la parte correspondiente a la hembra."

Una lectura sin meditación del texto sagrado puede producir la idea errónea de que el Islam trata injustamente a la mujer. Es inconcebible que una religión divina como el Islam haga que el reparto de la herencia se base en un desprecio a la mujer. El motivo real de esta diferencia entre el hombre y la mujer se encuentra en las responsabilidades que asume cada uno de los dos (cuestión que se aclarará en el siguiente punto).

2- Ante todo, tiene que quedar claro que el Islam obliga al hombre que mantenga a su mujer y a su familia, mientras que la mujer no asume ninguna responsabilidad económica. Teniendo esto en consideración, tendremos cuenta de que, aunque a la mujer le corresponde la mitad de lo que corresponde al hombre, estaría en una situación económica mejor que la de éste porque: primero, el hombre como hemos dicho, debe mantener a su esposa, a sus hijos, sus padres si no tienen con qué mantenerse y a sus hermanas si no tienen sostén. Estas obligaciones hacen que el hombre necesite más medios para cumplir con ellas; segundo, la mujer no tiene ninguna obligación de mantener a nadie más que a sí misma, ni asume ninguna responsabilidad económica hacia la familia, sino debe ser mantenida por su esposo aunque sea rica. Además la mujer - ella sola - tiene toda la libertad de disposición en sus bienes que pueden ser invertidos y aumentados. De todo esto se concluye que en la cuestión de la herencia, no hay la mínima injusticia a la mujer, sino, al contrario, tal vez la balanza en este caso esté a favor de ella.

3- Otra cuestión todavía por dilucidar: Existen algunos casos de la herencia en los que la mujer hereda lo mismo que el hombre. Un ejemplo de ello viene en el Corán, sura 4, vers. 12. La institución egipcia de Dar al-Iftá'(1) es testigo de que muchos cristianos egipcios aplican el sistema islámico de la herencia porque desempeña un papel decisivo en resolver los problemas entre los herederos.

Al investigar a fondo las reglas legales de la partición de la herencia, llegamos al curioso resultado que discrepa totalmente de la idea corriente, pues los casos en que a la mujer le corresponde la mitad de la parte del varón no pasan de cuatro, mientras que los en que su parte resulta igual que la del hombre llegan a treinta.





(1) Es el organismo encargado de emitir las sentencias islámicas (El traductor).
65
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:10 am

Cuarto: ¿Por que disminuir el valor del testimonio de la mujer?

1- El Islam hizo que, en un determinado caso, el testimonio de un hombre equivalga al de dos mujeres. Por otra parte, hay muchos casos en los que no se acepta en absoluto el testimonio del hombre. En efecto, en todos los asuntos femeninos de los cuales el hombre no puede enterarse, sólo se acepta el testimonio de la mujer, y esto nos indica que la cuestión del testimonio se basa en la experiencia y el saber y no en el género.

2- El caso específico en que el testimonio del hombre equivale al de dos mujeres es el que se refiere a la testificación en las deudas. Según el verso 282 de la sura 2, se requieren, para dar por probada una deuda, los testimonios de un par de hombres o de un hombre y dos mujeres. En el mismo Libro Sagrado, se da una explicación a esta regla: que si una de las dos mujeres se olvida de algún detalle, la otra podrá recordárselo, supliendo su testimonio. No obstante, esto no quiere decir que las mujeres son olvidadizas por naturaleza, pues los hombres también pueden incurrir en el fallo de la memoria. La razón principal, según el pensador reformista Muhammad 'Abduh, es que la mujer en esos tiempos antiguos no solía tratar de negocios y asuntos financieros. La poca experiencia de las mujeres en estos asuntos fue la razón de equiparar el testimonio de un hombre al de dos mujeres, pero sólo en el caso de las deudas. En los demás casos de testificación, la misma legislación islámica reconoce la validez del testimonio de la mujer y su equivalencia al del hombre.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:12 am

Quinto: ¿Puede la mujer ocupar los altos cargos?

1- El Islam no prohíbe que la mujer ocupe altos cargos, puede ocupar todos los puestos que convengan a su naturaleza, su experiencia y su carrera. Los juristas que opinan lo contrario se apoyan en una tradición profética que dice: " No prosperará una comunidad de la cual se responsabiliza una mujer"(1). Pero este hadiz del profeta (sws) fue pronunciado en una ocasión especial: cuando llegó al Profeta (sws) la noticia de que los persas eligieron como reina a la hija del Cosroes. Los juristas dedujeron del citado hadiz que a la mujer no puede conferirse una autoridad general como el reinado o el califato. Pero, por otro lado, el Corán alabó a la reina de Saba(2) en la sura 27 llamada al-Naml (las Hormigas), elogiando su sabiduría en tratar los diferentes asuntos, lo que indica claramente que el Islam estima a la mujer que ocupa los más altos cargos.

2- Muchos de los ulemas en las diferentes épocas del Islam tienen una opinión progresista sobre el trabajo de la mujer. El cordobés Ibn Hazm, por ejemplo, opinó que es posible que la mujer asuma la responsabilidad del gobierno, lo mismo que opina Abú Hanifa, fundador de una de las cuatro principales escuelas jurídicas del Islam. También Ibn Yarir al-Tabari opinó que la mujer puede, al igual que el hombre, ocupar el puesto de juez. Asimismo se sabe que el segundo califa Umar designó a Al-Sifá Bint 'Abd Alláh como superintendente del mercado de Medina, que es un cargo religioso que requiere mucha experiencia e intransigencia (3).

3- Si el Islam, como acabamos de ver, no prohíbe que la mujer ocupe los altos cargos del estado si tiene aptitud para ello, no tenemos que olvidar que la actividad laboral de la mujer no debe ser motivo de que ésta se desinterese de sus deberes domésticos y de su responsabilidad hacia su esposo y su hijos, porque como se sabe, la familia es el núcleo de la sociedad y la destrucción de aquélla conduce necesariamente a la destrucción de ésta. Por eso, la mujer debe observar la compatibilidad entre sus actividades laborales y sus responsabilidades familiares.







(1) Transmitida por Al-Bujari en el Libro de las Batallas y las Pruebas.
(2) Es un antiguo reino de Yemen en la antigua Arabia Meridional (El traductor).
(3) Véase al respecto Yusuf al-Qaradawi, Unas fatuas modernas, primera serie, Dar Afaq al- Gad, 1978, p. 63. y también Muhamad al­Gazáli, Cien preguntas, op. Cit, T.2 pp. 260, 262 y 276.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:16 am

Sexto: ¿Cual es la opinión del Islam sobre el velo, la enseñanza y el trabajo de la mujer?

1- El velo que impone el Islam sobre la mujer requiere el decoro en el vestido y la apariencia para evitar las molestias de parte de los hombres. El velo, pues, no se legisló como restricción ni obstáculo del movimiento de la mujer, sino como protección y defensa. Si el velo es una virtud en el Islam, lo es también en la religión cristiana. Prueba de ello es el uniforme de las monjas que cubre todo el cuerpo e incluye cubre su cabeza. También el Evangelio ordenó que la mujer cubriera la cabeza al hacer la oración. Cuando el papa del Vaticano recibe a una mujer, aunque sea la esposa del presidente de un país occidental o una estrella, ésta tiene que cubrir su cabeza.

2- El Islam no excluye a la mujer del derecho de la enseñanza, sino todo lo contrario. Aprenderla es una obligación islámica tanto para el hombre como para la mujer, sobre lo cual dijo el Profeta (sws): “Aprender es una obligación de todo musulmán y musulmana”(1). En la historia del Islam se conocen muchas mujeres que sobresalieron en las ciencias de la religión, la poesía y la literatura. Y cuando el Profeta (sws), se casó con Hafsa (ra), que sabía leer y escribir, encargó a Al-Sifá al 'adawiyya que le enseñara cómo mejorar y perfeccionar su caligrafía. Es sabido también que A'isha (ra), otra esposa del Profeta (sws), era más culta y más sabía en las ciencias de la religión que muchos compañeros del Profeta (sws), hasta el punto de que éste recomendó que se le consultara en materias de la religión.

3- Es Islam tampoco prohíbe que la mujer trabaje si tiene necesidad para ello, porque no existe ningún texto religioso en este sentido. Ella tiene todo el derecho a elegir el trabajo que coincide con su naturaleza, aptitud y carrera. Se sabe que en la historia del Islam, hasta en la época del Profeta (sws), la mujer se encargaba de varios trabajos como ayudar al ejército, curar a los heridos y otros trabajos corrientes en aquella época.

4- Hay que distinguir entre las claras instrucciones del Islam que garantizan el derecho y la protección de la mujer y las tradiciones y costumbres atrasadas de algunas sociedades que excluyen a la mujer del trabajo y la enseñanza, lo que no coincide absolutamente con el Islam verdadero que favorece educar a la mujer y fortalecer su personalidad para que sea más apta de educar a los niños y formar una generación capaz de desarrollar la sociedad.





(1) Transmitida por Ibn Maya en al-Muqaddima.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:20 am

Séptimo: ¿Es verdad que el velo de la mujer no coincide con la vida moderna?

1- Es sabido que cada comunidad tiene su carácter especial y sus costumbres particulares en la comida, la bebida, el vestido, el hogar, etc. Todo ello refleja la cultura y la creencia de cada nación que son - y seguirán siendo - diferentes hasta el fin del mundo. Como es natural, lo que conviene a una comunidad puede que no convenga a otra. Así que, por ejemplo, la mujer en la India tiene un uniforme especial (el Sari), usado a todos los niveles, desde la mujer normal hasta la ex jefa del gobierno Indira Gandhi, y que aunque puede ser poco práctico, no ha sido criticado en los países occidentales ni se dijo que estorba a las mujeres indias de trabajar y producir.

2- Por otra parte, la mujer europea, hasta los principios del siglo XX, cubría en general su cabeza y se ponía una ropa larga sin ser reprochada por ello. A partir de entonces, empezó a desarrollar y modernizar su vestido hasta llegar a la forma actual que no se somete a ningún criterio y que puede cambiarse en el futuro según las invenciones de las casas de moda.

3- Respecto a la mujer musulmana, la vestimenta islámica no estorba a la mujer en el trabajo porque en todos los organismos del estado trabajan muchísimas mujeres de diferentes edades sin que su uniforme las estorbe, sino que trabajan de una manera normal, exactamente como sus compañeras que no se ponen el velo. Es una pretensión, pues, inconcebible e infundada.
La verdad es que los occidentales quieren que sus valores, tradiciones y costumbres sean los dominantes en todo el mundo, algo que va contra la lógica y la naturaleza, ya que cada comunidad, como hemos dicho, tiene sus particularidades en todos los aspectos de la vida. La mujer musulmana, pues, tiene derecho, al igual que la india y la europea, a conservar su carácter especial y sus tradiciones particulares.

4- En la época moderna existen mujeres musulmanas que ocupan muy altos cargos y, con el uniforme islámico, asumen tan perfectamente sus responsabilidades.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:23 am

Octavo: ¿Por qué consintió el Islam la poligamia?

1- En primer lugar, el Islam no es la primera religión que admite la poligamia, sino es la primera que organiza los asuntos matrimoniales y acondiciona la poligamia con criterios y condiciones estrictos. En la época preislámica la poligamia era permitida sin límite, no sólo entre los árabes, sino en todas las comunidades donde existía este sistema de una forma u otra. Normalmente, el Islam, al legislar algo nuevo y dada la dificultad del cambio repentino, seguía un sistema gradual para la prohibición de las costumbres abominables de la sociedad. Dicha graduación es la aplicada en el sistema de la poligamia.

2- El Islam limitó el número de las esposas, ilimitado en las legislaciones anteriores, en cuatro mujeres según dice el Corán en la sura 4, vers. 3: "Casaos, de entre las mujeres que os gusten, con dos, tres o cuatro..". Este número, cuatro, no está en términos absolutos, sino sometido a una condición básica e imprescindible: la justicia total entre las esposas. El citado versículo coránico sigue así...: "pero si teméis no ser equitativos, casaos entonces con una sola". Es fundamental, pues, la justicia sin la cual el Profeta (sws) advierte que la poligamia se convierte en un pecado al decir: "Quien, teniendo dos mujeres, se inclina a una a cuenta de la otra, vendrá al Día del juicio con un lado caído"(1).

3- El Corán advierte que hacer justicia entre las esposas es dificilísimo y que el hombre no podrá alcanzar la total imparcialidad entre éstas. Dice el Corán al respecto: "No podréis ser equitativos con las mujeres aunque lo intentéis". Debido a ello el hombre tiene que limitarse en este caso a una sola esposa, siguiendo el texto coránico (Véase la sura 4, vers. 3).

4- De esto se entiende que el Islam no recomienda que el hombre se case con cuatro ni inventó la poligamia que representaba una realidad preislámica que el Islam intentó organizar y solucionar sin que surjan grandes problemas sociales. De ahí, se desprende que la base general es la monogamia y la poligamia es una excepción que el Islam trató de organizar y limitar por razones lógicas para resolver algunos casos problemáticos. De éstos citamos como ejemplo lo que podría pasar en las guerras donde pueden morir muchos hombres, quedándose un gran número de mujeres sin amparo. En tal caso se legisla la poligamia para proteger a las mujeres. Otro caso: puede ser que la mujer padezca una enfermedad crónica con la que no puede asumir sus responsabilidades matrimoniales o se hace incapaz de tener hijos. En tal caso se permite al hombre casarse con otra para evitar que tenga relaciones extramatrimoniales, pero bajo la condición inevitable de la justicia.

Finalmente cabe afirmar que el Islam legisló la poligamia para evitar otra poligamia ilegal con resultados totalmente negativos, reconocida y aprobada en el mundo occidental.






(1) Transmitida por Ibn Maya en el Libro de Matrimonio. T, 1, p. 633.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Capìtulo 5   Lun Mar 23, 2009 9:27 am

Noveno: ¿Será una tendencia racial la prohibición de casarse la musulmana con el no musulmán?

1- Es verdad que el Islam permite que el musulmán se case con la no musulmana (cristiana o judía), pero no permite que la musulmana se case con un no musulmán. A primera vista parece que este principio sea injusto, pero al saber los motivos de esta ley, se dará cuenta de la razón del Islam al legislarla, tal como todas instrucciones islámicas.

2- El casamiento en el Islam se basa en el amor, la misericordia y el sosiego espiritual, y que la creación de la familia esté sobre bases estables que garantizan la continuidad de la relación matrimonial. Y, como hemos dicho anteriormente, el Islam es una religión que respeta todas las religiones divinas anteriores. y hace que la creencia en todos los Profetas (as) forme una base fundamental de la fe islámica. Por consiguiente, cuando el musulmán se casa con una cristiana o una judía, estaría obligado a respetar sus creencias, y no tiene ningún derecho a prohibirle practicar su culto ni de ir a la iglesia o la sinagoga. Este respeto de parte del esposo musulmán garantiza la estabilidad de la familia.

3- Pero, en el caso de que se case un no musulmán con una musulmana, se perdería entonces el factor del respeto a las creencias de la mujer porque, si el musulmán cree y respeta a todos los Profetas (as) y religiones precedentes, el no musulmán no cree ni reconoce al Profeta (sws) del Islam, considerándolo falso y cree - generalmente - en todas las mentiras y falsedades que se publican contra el Islam y ¡Cuántas son! Hasta en el caso de que el marido -­lo supongamos - no muestra sus sentimientos a su mujer, seguiría ésta viviendo bajo la opresión psíquica y espiritual motivada por la falta de respeto hacia sus creencias, porque con los principios no sirven las palabras de cortesía y el respeto mutuo, insistimos, es la base de la continuidad de la relación matrimonial.

4- Creemos que el Islam es muy lógico al prohibir que el musulmán se casara con la no musulmana, cuya religión no sea el cristianismo o el judaísmo, por la misma razón que prohíbe el casamiento de la musulmana con un no musulmán, ya que el musulmán no cree más que en las religiones divinas. Pero las otras religiones no son más que invenciones humanas. Debido a ello, en tal caso, y sin mostrar cortesía faltaría el respeto hacia la fe de la esposa, lo que influye negativamente en la relación conyugal y no garantiza el amor y la misericordia entre los cónyuges.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Capìtulo 5   

Volver arriba Ir abajo
 
Capìtulo 5
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Collier capítulo 8
» Collier.capítulo 3
» EL EPISODIO DE JOSUÉ Y EL SOL
» Tobías En el capítulo 6 y verso 8,manda a ahuyentar los demonios con carne quemada tremenda herejia
» MANUAL DE EVANGELISMO Capítulo 1

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mujer en el Islam :: Libros :: Realidades sobre el Islam-
Cambiar a: