Bismil_lahir Rahmanir Rahim
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  FAQFAQ  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Bismillaah, wal-hamdulilaah, was-salaatu was-salaamu 'alaa rasoolillaah, As Salamu 'Alaykum wa Rahmatullaahi wa Barakatuh
Últimos temas
Traductor
widget

Comparte | 
 

 Nosotros y la Muerte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Nosotros y la Muerte   Mar Ene 13, 2009 11:58 am

Nosotros ante la muerte nos diferenciamos en cuatro grupos.

Uno que clama con el poeta loco: ¡Lo pasado se fue y lo esperado está oculto, tú vives en la hora que estás!

No piensa en el pasado ni se prepara para lo venidero. Cree que el ayer se esfumó y que el mañana no llegará. Así dice: "Lo pasado se fue". Pero no ¡Por Dios!, no se fue, pues todas las acciones buenas y malas están registradas en un libro, que no desdeña pequeña ni grande para contabilizarla. Y, "Lo esperado está oculto", pero aunque oculto a los sentidos presente en el ego y en posesión de Dios. Llegará, no hay duda de ello.

Este es el peor de los cuatro, pues no recuerda la muerte ni piensa en ella.

Otro grupo recuerda la muerte, pero la considera como el poeta persa Omar Aljaiam, quien sedujo a las gentes con sus falacias cuando dijo:

"Como la muerte es segura y no hay duda de ella, y la vida está amasada de desgracias y sufrimientos, huyamos y refugiémonos en una copa de vino. Pasemos la vida en poesías... borracheras....,y orgías''.

Un tercer grupo recuerda la muerte, pero como la refiere Abi Alatahia, quien llenó con el recuerdo de la muerte su elocuencia y ocupó en ella su lenguaje, pero apenas mencionó algo de lo posterior a ella. Es como aquel que dice:

"Vi la muerte, que es la meta de cada viviente".

O como el otro:

"Debajo de la tumba, sueños largos".

Los que creen en la verdad saben que no es una nieta, sino el principio; ni un sueño, sino la vigilia del sueño. Los humanos están dormidos y cuando mueren se despiertan. Y saben, además, que después de la muerte hay una vida más larga, una vida que no acaba, en la que estarán en la gloria permanente o en el tormento atroz.

Este es el cuarto grupo, en el que están los lúcidos y creyentes.

LA OTRA VIDA

Esta es vida verdadera, pero quien padece de "miopía" no la ve y quien es débil de razón no toma por cierto su existencia. Ahora bien, quien ve lejos y tiene inteligencia ve que la vida del hombre está dividida en etapas.

Ciertamente, un día fue introvertido en sí mismo, acurrucado en el vientre de su madre y viviendo en su seno. Si pensara creería que ésta es la vida; se asiría a él y no saldría sino obligado y a su pesar. Si pudiera hablar diría que esta salida es la muerte y enterrarse en las profundidades, cuando en realidad es su nacimiento y el traslado a un mundo más espacioso. Esta es la vida, y lo que vemos nosotros como muerte y salida de esta vida es, realmente, el nacimiento y traslado a un mundo más amplio; al mundo del Barzaj, que es el intervalo entre esta vida material aniquilada y la vida eterna.

LA PREPARACIÓN PARA LA MUERTE

El hombre es vanidoso y extiende su esperanza hasta el final; esto es un instinto en él mismo. Por eso, la muerte está más cerca de nuestros sentidos y más lejos de nuestros pensamientos que nosotros mismos.

Vemos los féretros de los muertos pasando ante nosotros cada día, pero sentimos que nosotros permaneceremos. Andamos con la marcha fúnebre mientras pensamos en esta vida o hablamos de ellas. Vemos las tumbas que llenan la tierra y no pensamos que nosotros, algún día, seremos sus moradores; no nosotros, sino nuestros cuerpos, pido el perdón de Dios.

¿Qué son los cuerpos?

El hombre ensucia su camisa, se la quita y la tira; el niño nace, deja su cordón umbilical y se libera de él; el hombre muere, se separa de su cuerpo y renuncia a él. El cuerpo no es más que una camisa que se pone y se quita. Lo que se entrega a la tierra es sólo cuerpo.

El hombre se olvida de la muerte, pero el creyente la recuerda siempre, y siempre estará preparado para recibirla. Se prepara por el arrepentimiento, solicitando el perdón de Dios y devolviendo los derechos pendientes.

Cada vez que se levanta o se acuesta hace un examen de conciencia y agradece a Dios por lo bueno que hizo y pide su indulgencia por lo malo. Recuerda la otra vida y teme por un día cuando cambien las caras y los ojos. Teme por los tormentos que hay después de la muerte y espera el premio para ese tiempo. Se apoya en todo esto con la perseverancia y la oración; y también, haciendo el bien, para la complacencia y la consideración de Dios.

LA HORA DE LA MUERTE ES UN INDICIO DE LA FE

Reflexiona en la Palabra de Dios:

«"Cuando llega''» el alma «''a la garganta"» viene la hora de la muerte para la que no hay escapatoria. « "Entonces miráis"», estáis alrededor de vuestro ser querido moribundo, mirándole, os sentís apenados, pedís el auxilio de la medicina hacéis lo imposible; le abrazáis y os reclináis ante él.

Palabra de Dios:

«"Nosotros estamos más cerca de él que vosotros, pero no lo veis''».

Y es, porque nuestros sentidos sólo captan el mundo material y él está a punto de entrar en el mundo más allá de la materia.

Palabra de Dios:

« "Si no fuerais deudores... "» (como decís) y no estuvierais sometidos al Señor del universo y su Soberano, y algo dependiera de vosotros «"devolvedla si sois sinceros''». Devolved el alma al cuerpo después que haya salido de él. Usad para ello vuestro cerebro, ciencia y dinero, y si no podéis, ¿por qué no os persuadís de que para este universo hay un Señor Soberano, quien os ha hecho vivir y si quiere os hará morir y resucitar?

UN ARGUMENTO CAPCIOSO Y ABSURDO

Leí de algunos laicos, en concreto un capítulo en el que se pregunta intentando ridiculizar:

Dicen: "Si en un instante determinado muere alguien en América y otro en China ¿cómo puede el ángel de la muerte recoger sus almas a la vez?"

La respuesta es que el ángel de la muerte es para nuestro planeta como si uno de nosotros se inclinara en un lugar con miles de hormigas o ante un vaso con millones de bacterias.

Uno de estos ángeles es tan grande con respecto a nosotros, que nuestro globo no sería en la palma de su mano, más que un grano de trigo en la palma de la de un humano.

Y en segundo lugar, el ángel de la muerte tiene colaboradores para recoger las almas.

Dijo Dios Altísimo:

« "Si viene la muerte para alguien, nuestros enviados le harán fallecer; y ellos no descuidan nada "».

EL DIA DE LA RESURRECCIÓN

La creencia en el día final (resurrección), es la segunda base de la doctrina. Apenas se menciona la creencia en Dios en el Corán si no va acompañada a la creencia en el día final.

El creyente lo recuerda siempre y se multiplica en hacer el bien, con objeto de conseguir la recompensa en el día final; se aleja del mal, cuanto puede, por temor al tormento en este día. Si se le presenta lo ¡lícito y placentero recuerda el tormento del día final antes de cometerlo y aleja a su ego de ello.

Si se enfrenta a un deber difícil recuerda la recompensa del día final para hacerlo; se obliga a sí mismo y se lo hace desear. Se levanta del lecho, da en la prosperidad y en la desgracia, se sacrifica de los bienes, aunque sea el más necesitado, y piensa en el tormento del castigo divino. Su corazón teme al mencionar el nombre de Dios, y luego, cuando recuerda su misericordia, se ablanda su corazón y descansa por este recuerdo.

LA HORA DEL DIA FINAL

El Corán anunció que nadie en la creación conoce su hora.

Sólo Dios la conoce.

Palabra de Dios, altísimo sea.

«"Si te preguntan por la hora, di: este saber es sólo de mi Señor, y su momento lo manifestará sólo El"».

Vendrá súbitamente y el tiempo en ejecutar la orden será.

Palabra de Dios.

«"Cómo un pestañeo del ojo o apenas eso"».

No obstante, viene en el Corán, le precederán acontecimientos extraordinarios que ocurrirán en este universo. Entre otros, que saldrá de la tierra una bestia que habla con la gen y .Este es un anuncio veraz, del Más allá, que no se concibe con la razón y del que no sabemos sino lo que nos enseñó Dios. Dios no nos aclaró quien es este animal ni nos dio su descripción. Pero debes creerlo y no hablar de él, sin una prueba transmitida establecida.

Otro acontecimiento será el derrumbamiento de las murallas de Yayuy y Mayuy y la salida de las gentes. Dios no nos aclaró quienes son los Yayuy y Mayuy, cual de los pueblos o países ni donde está esta muralla.

Si pudiéramos determinarlo mediante la investigación y deducción, llegaríamos a un resultado que no se opondría al relato del Corán y lo admitiríamos. Si no, tomamos por cierto lo que dice el Corán, globalmente y deteniéndonos en sus límites.

Palabra de Dios:

«"En el instante que sean abiertas Yayuy y Mayuy se precipitarán de todas las colinas. Cuando se aproxime la verdadera promesa estarán fijas las miradas de los incrédulos..." »

Otros acontecimientos vienen en el Hadiz autentificado y no son mencionados en el Corán. Entre ellos que se anula el saber y se implanta la ignorancia, se bebe el vino y se manifiesta la fornicación, disminuyen los hombres, aumentan las mujeres; escasea la fidelidad; se perturba la balanza de la sociedad, se exalta al bajo y se baja al alto.

Luego vendrá el anticristo y descenderá jesús para hacer victoriosa la ley que se selló con el último Profeta, Muhammad, la paz y las bendiciones de Dios sean con él y sus hermanos los mensajeros.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Nosotros y la Muerte   Mar Ene 13, 2009 12:00 pm

EL COMIENZO DEL DIA FINAL

En el Corán (1) aparecen signos de cómo será la hora del día final.

Comenzará con un terremoto espectacular, sin parangón a los que conocieron las gentes. Ocurrirá, -Dios lo sabe-.

La vida humana continuará en la tierra y las gentes aún permanecerán vivas en esta vida, pero se extenderá el pánico en la sociedad humana; el terror será generalizado y su intensidad será tanta que la madre se olvidará de su amamantado, a pesar de que. en su constitución está innato el sentimiento y la pasión por él; las embarazadas abortarán del pánico lo que llevan en sus vientres. Las gentes casi perderán la conciencia en su cerebro y quedarán como si estuvieran ebrios.

Palabra de Dios:

«"No son borrachos, sino que el tormento de Dios es intensísimo"».

Lo que más nos inclina a pensar que este tormento se producirá, antes de la resurrección, es que está basado en la Palabra de Dios, altísimo sea:

«"-Cuando la tierra se estremezca por el terremoto y eche sus cargas; el hombre preguntará ¿qué le ocurre?-"».

Así, el hombre permanecerá en la tierra, presenciará el terremoto, preguntará sobre él y buscará sus causas.

ACONTECIMIENTOS ASTROLÓGICOS

El día de la resurrección, lo que acontecerá en él y lo que vendrá después, como dije anteriormente, es de los asuntos metafísicos.

Los sentidos no pueden asimilarlo como asimilan las creaciones materiales. La razón humana tampoco tiene juicio sobre él, como sobre los acontecimientos terrenales.

Todo se deduce, pues, de la comprensión de los Textos divinos y de la captación de su significado.

En el Corán hay unos capítulos claros que son indicio de muchas de las normas universales, las que nosotros denominamos leyes de la naturaleza. Estas leyes están sometidas a alteraciones y modificaciones, como si su continuidad estuviera ligada ala de esta vida mundanal y cuando acabe su tiempo también lo hará la vigencia de estas leyes.

Parece ser, que este mundo que vemos con su tierra y sus astros, a pesar de su exactitud maravillosa, es una construcción pasajera que se ha hecho con un objetivo y por un tiempo determinado.

Entre otros acontecimientos, las montañas sufrirán una agitación terrenal enorme que triturará sus piedras hasta convertirlas en lo que parecerán montañas de algodón cardado. Las grandes montañas aparecerán como pequeños montículos que luego se diseminarán y serán como grumos de harina y, aún más tarde serán como un espejismo, y la tierra toda será un suelo liso.

Todo esto se anunció en el Corán. También se anunció que las aguas de los mares explotarán y luego se evaporarán; los astros se dispersarán como cuentas y se alterará su ruta; la luna se reunirá con el sol; el cielo se alterará, agrietará, resquebrajará y luego, como si de las hojas de un gran libro se tratara, se enrollará.

El resultado será que la tierra y el cielo cambiarán y aparecerán como, si no fueran cielo ni tierra. Todo esto se anunció en el Corán.

EL SOPLO DEL "SUR''

No sabemos que es el "Sur" verdaderamente, ni la manera en que soplan en él. Cuanto se dice de su descripción y de sus detalles, si no estuviera basado en una prueba transmitida autentificada no se tendría en cuenta.

En el Corán viene lo siguiente: Cuando se sopla por él aterra a quienes están en los cielos y en la tierra y, cuando sopla queda fulminado cuanto hay en ambos.

Lo que se deduce es que serán dos soplos. Esto es lo más aceptado.

Quizás un soplo de terror, fulminante, después del cual no quedará ninguno de los vivos, (salvo quien quiera Dios). Pasará un tiempo, Dios sabe cuanto, del que no nos informó, y luego vendrá un soplo de resurrección. Volverá la vida a todos los muertos, quienes levantándose de sus tumbas "mirarán" a Dios su Señor y "caminarán hacia El con pasos ligeros".

LA RESURRECCIÓN Y EL DESENTERRAMIENTO

Todos los muertos resucitan en el mismo estado anímico en el que murieron y piensan que no pasaron más que algunas horas. Es como quien fue atropellado por un coche, mientras compraba, vendía o charlaba y pierde el conocimiento quedando inconsciente durante tres días. Cuando se despierta volverá a completar su conversación, su compra o su venta, pues no sabe que pasaron tres días por él. Del mismo modo serán las gentes en el día de la resurrección. Por eso nos enseña la religión que pidamos de Dios el buen final.

Dios puso, para la gente, ejemplos sobre ese día en esta vida. Entre ellos el de aquel que pasó por una ciudad en ruinas y dijo:

Palabra de Dios:

«" ¿ Cómo podrá Dios resucitarla después de su muerte? Dios le hizo permanecer muerto durante cien años; después le resucitó y le dijo: "¿ Cuanto tiempo permaneciste así?" Dijo: "Un día o parte de él'' Dijo le: "¡No!"has permanecido cien años "».

Las gentes de la cueva que durmieron trescientos nueve años, cuando se despertaron creían haber dormido horas. Entonces les enviaron a comprar con dinero ya caducado pero, ellos no lo sabían.

Estas son las circunstancias de los hombres. En la resurrección creerá cada uno de ellos que durmió poco y se despertó. Entonces se contradirán entre ellos.

Palabra de Dios, altísimo sea:

«''Jurarán los pecadores que no permanecieron en esta vida más que una hora... Pero, aquellos que tuvieron la sabiduría y la fe les dirán: En verdad habéis permanecido según el registro de Dios hasta el día de la resurrección. Pues, éste es el día de la resurrección, pero lo ignorabais"».

Pensarán que aún permanecen en esta vida, pero el terror por la situación hará que se rompan los vínculos entre ellos.

Palabra de Dios, altísimo sea:

«"No existirán vínculos familiares entre ellos, para entonces"».

Quien ve a su intimo amigo, no pregunta ni se preocupa por él, sólo lo hace por sí mismo. Rehuye de su hermano, padre, madre, mujer e hijos. Los sacrifica a todos por él mismo y los presentarla como ofrendas si fuesen aceptados.

Aún quedan as! un tiempo -Dios sabe su duración- arremolinándose unos contra otros como las olas. Luego los hace reunir y los conducirán al Majshar (2) ... Los conducirá a todos.

A todos los humanos desde Adán hasta el último de sus descendientes, ya murieran en su lecho, en el mar, fueran devorados por las fieras, cayeran de un avión o fueran quemados por el fuego y esparcidas sus cenizas en el aire, les devolverá la vida quien les creó de la nada la primera vez. Les reunirá a todos y les conducirá a la tierra de Majshar con los genios, diablos y fieras.

Palabra de Dios:

«"¡Apresurándose erguidos, con temor hacia el ángel pregonero! Los incrédulos dirán entonces: "¡Este es un día difícil!"».

Luego nuestro Dios ordena que emerja el infierno de lejos para la gente y les dice.

Palabra de Dios:

«"¿Por ventura no os recomendé, ¡oh hijos de Adán! que no adoraseis a Satán porque es vuestro enemigo declarado, y que me adoraseis, porque ésta es la verdadera senda? Sin embargo, él desvió a mucha gente de vosotros. Pero, ¿no lo razonasteis? He aquí el infierno con el que os conminó!"»

Ordena nuestro Señor que se separe a los pecadores y se les señale para conocerles. Entonces, todos y cada uno de ellos desearía no haber sido humano y dice: "0jalá hubiera sido tierra".

Más tarde Dios reúne a todos los incrédulos en el infierno, junto a aquellos a quienes adoraban en su lugar y tomaban por dioses, tanto genios como diablos y los habían inventado sin fundamento ni realidad, pues Dios no lo había revelado. Los consideraron dioses como habían hecho los griegos con los llamados Zeus y Afrodita, los romanos con Júpiter y Venus, los persas con Ormuz y Ahroman, los egipcios con Habi, los fenicios con Baal y los árabes con Allat y Alhuza, a los que consideraban asociados de Dios. Así, también, consideraban los griegos y los romanos que Apolo era el Dios del Sol y las artes, Baco el del vino, Diana, que es la misma Artemisa, de la caza, Minerva de la sabiduría, Neptuno del mar, etc. y les dirá:

Palabra de Dios:

«'Llamad a mis pretendidos copartícipes... Y los llamarán, pero no les responderán"».

Nuestro Señor les dirá:

«"¿Por qué no los salváis?"»

Se vuelven a los arrogantes, los que se proclamaron ellos mismos "líderes" en esta vida y condujeron a sus pueblos a la incredulidad e idolatría. Les pedirán ayuda y les dirán:

Palabra de Dios:

«"Desde que fuimos prosélitos vuestros, ¿por ventura podríais defendernos del castigo de Dios?"»

Responderán: estamos libres de ellos. Reconocerán---su impotencia para evitárselo incluso ellos mismos. Se pondrán todos en pie sometidos y consternados, y se humillarán ante el Señor de los mundos. Desaparecerán todos los ídolos pretendidos y se borrarán todos los liderazgos infundados y falsos. Se romperán los lazos de la alianza diabólica entre los incrédulos y los que adoraban sus creaciones y se liberarán los adorados de aquellos que los adoraban; incluso el diablo reconocerá que había mentido a quienes le seguían diciendo:

Palabra de Dios:

«"Por cierto que Dios os había hecho una verdadera promesa, en cambio yo también os prometí, pero falté a mi promesa..."»

Se evadirá de su responsabilidad y los culpará a ellos, reconociendo su debilidad e impotencia en la vida mundanal, y dirá que suyos sólo eran los susurros y las malas insinuaciones, pues no tenía ni poder ni fuerza para beneficiar o perjudicar, diciendo:

Palabra de Dios:

«"No tenía poder alguno sobre vosotros; sino que os convoqué y me escuchasteis (3), No me lo reprochéis; más bien reprochaos vosotros mismos" Ciertamente la argucia del diablo era débil"».

EL JUICIO

Es inevitable comparecer en el juicio. Se presentarán ante la balanza de la justicia absoluta, la que no yerra ni en un gramo de mostaza, ni en una pizca de polvo, ni en un electrón que está bañando el espacio del átomo, ni aun en mucho menos que esto.

Se contabilizarán todas las obras del hombre; se verán todas las circunstancias; se exaltarán sus buenas intenciones y la sinceridad de su corazón. Ello resultará un peso a su favor en la parte de las obras buenas de la balanza.

Lo que hay de hipocresía y apariencia en su corazón será un peso en su contra, que se pondrá en la parte de las obras malas en la balanza.

Es un juicio justo. Sólo salvará al hombre las obras buenas que haya realizado, la indulgencia de su Señor que deseará tener y su misericordia que deseará alcanzar.

No lo socorrerá su dinero, salvo el que empleó por Dios y su causa; ni el prestigio que tuviera, excepto el que utilizó para la obediencia a Dios.

Nadie podrá beneficiar a otro ni podrá encontrar un mediador que interceda por él, a no ser con la anuencia de Dios.

la intercesión en la otra vida será diferente que en ésta. En esta vida el intercesor llega al juez, le muestra su simpatía o insinúa su prestigio y le compromete a ser indulgente. Y aunque interiormente no lo desee, lo hará por compromiso y declarará inocente al culpable.

En cambio, para la intercesión en la otra vida, se concede la indulgencia mediante la misericordia de Dios nuestro Señor, cuando quiere honrar a alguien por su generosidad. Lo hará como una causa aparente para dicha indulgencia y sólo Dios podrá permitir la intercesión.

TESTIGOS Y PRUEBAS

Los tribunales de esta vida son administrados por jueces humanos, cuya justicia es limitada y tienen pocos medios para demostrar las pruebas.

En los tribunales de la otra vida su juez es el Señor de los señores, con justicia absoluta y sin límite.

Sus pruebas serán: las atestiguaciones de los profetas, los ángeles que contabilizaron las buenas y malas obras, los registros donde está contabilizado lo que registraron, el reconocimiento por parte de los culpables y el testimonio de los miembros del cuerpo.

TESTIMONIO DE LOS MENSAJEROS

El día del juicio asistirán los profetas, como dijo Dios, altísimo sea:

«"El libro registrador será expuesto y asistirán los Profetas"».

El juicio de cada nación será según su legislación y con la presencia de su profeta.

Palabra de Dios:

«"Y verás a toda nación Prosternada; cada nación será convocada ante su registro''
¡Que será de ellos cuando presentemos un testigo de cada nación y te designamos, ¡Oh Apóstol!, testigo contra ellos!"»

LOS LIBROS Y LOS REGISTROS

En estos registros están recopiladas todas nuestras obras en esta vida. Están arrollados y ocultos, siendo un secreto que no conoce la gente. Si el siervo se arrepiente de sus. pecados, que están registrados en ellos y su arrepentimiento es verdadero se borrarán. Pero si no, permanecerán y cuando llegue el día del juicio se publicarán y declararán.

Tal como el resultado de los exámenes, será un secreto con los examinadores y nadie más que ellos sabrá quien está suspendido. Cuando llegue el momento de anunciarlo, lo sabrá toda la gente y el oprobio será para el suspendido, entre sus familiares. Pero el oprobio aquí, en presencia de todas las creaciones, será el gran oprobio.

El suspendido en un examen en esta vida, está suspendido sólo en su curso y pierde un año de su vida, pero, el suspendido en el juicio cae en el infierno y pierde -si era incrédulo- la felicidad eterna y encuentra el tormento permanente.

Se anuncian los registros y se distribuyen. Encontrará cada hombre su libro abierto y le dirán:

Palabra de Dios:

«"¡Lee tu Libro! Hoy te bastarás tú mismo para juzgarte''».

Para quien las obras buenas, las que registró el ángel de la derecha, sean más, le entregan su Libro en su mano derecha, como buena nueva para él, pues se le va a juzgar sin severidad. Se alegrará y mostrará su alegría como el alumno que recibe el resultado de un examen, ve que está aprobado y desea mostrar el éxito a todos sus hermanos y amigos diciendo:

Palabra de Dios:

«"¡He aquí! ¡Leed mi registro! porque siempre creí que hallaría mi cómputo...''»

Y para quien las malas obras, las que registró el ángel de la izquierda, sean más, le entregarán su libro en su mano izquierda; y llorará de sí mismo porque estará seguro de su fatalidad, y dirá:

Palabra de Dios:

«"¡Ah! Ojalá no se me hubiera entregado mi registro. ¡Ni jamás hubiera conocido mi cómputo! ¡Ah! Ojalá mi primera muerte hubiese sido el final! ¡De nada me ha servido mi hacienda! ¡Mi poderío se me desvaneció!"»

«En cuanto a quien le sea entregado. su registro detrás de su espalda suplicará pronto la muerte y entrará en el tártaro».

Leen los pecadores sus libros y verán que cada acción ha sido registrada en ellos.

Palabra de Dios:

«"Lo contabilizó Dios, y ellos lo habían olvidado"».

Y dirán asombrados: Palabra de Dios:

«''!Ay de nosotros! Este libro no ha dejado, pequeño ni grande por registrar... Y encuentran lo que habían hecho, presente;"».

Estarán seguros de haberse condenado ellos mismos.

Palabra de Dios:

«"Es inconcebible que tu Señor cometa injusticias con alguien"».

Se arrepentirán de cuanto cometieron, cuando oyeron los susurros del diablo y siguieron las pasiones de su ego instigadoras del mal. Se detestarán, ellos mismos, y dirán:

Palabra de Dios:

«"Los incrédulos serán llamados: "En verdad la aversión de Dios hacia vosotros es mayor que vuestra aversión para con vosotros mismos; porque, cuando fuisteis convocados a la fe, la negasteis"».
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Nosotros y la Muerte   Mar Ene 13, 2009 12:01 pm

DEFENSA Y DECLARACIÓN DE CULPABILIDAD

Cuando los incrédulos vayan a ser juzgados se refugiarán en la renegación y perjurarán de su inocencia. Creerán que están ante un juez humano que se deja influir por las apariencias.

Olvidarán que están ante el Señor de los mundos, quien está enterado de su mismo ego y sabe lo que hay depositado en las conciencias.

Palabra de Dios:

«"Le juran a El, como os jurarían a vosotros"».

Diciendo:

Palabra de Dios:

«''Juro Por Dios nuestro Señor que no éramos idólatras" ».

Detiene Dios sus lenguas, les priva de la pronunciación y ordena a sus miembros que ejercían lo ¡lícito que declaren lo que han cometido. Se pronuncian sus manos, reconociendo lo ¡lícito que cometieron, y sus pies declaran lo que anduvieron hacia lo vedado.

Palabra de Dios:

«"Hoy sellamos sus bocas, Pero nos hablarán sus manos., y sus pies confesarán todo cuanto hayan cometido"».

Cuando estén condenados por sus declaraciones y su culpabilidad quede demostrada, reprocharán a sus miembros.

Palabra de Dios:

«"Y dirán a sus Pies: "¿Porqué declarasteis contra nosotros?" Dirán: "Dios fue quien nos hizo hablar. El hace hablar a todas las cosas"».

En la vida mundanal se escondían para cometer actos abominables.

El locutor de la televisión está en una habitación con las puertas cerradas y de paredes herméticas. Pero, aun así millones de personas le ven, escuchan sus palabras y atestiguan que lo han visto. Y, si esto lo consiguieron los humanos en esta vida, ¿cómo será con la sabiduría de Dios y su juicio, en la otra vida? Por eso su Dios les reprocha y les dice:

Palabra de Dios:

«''Jamás podréis sustraeros a que vuestros oídos, vuestros ojos y vuestras pieles, declaren contra vosotros"».

¿Cómo puede huir alguien de su piel, ojos u oídos, si están con él permanentemente?

Palabra de Dios:

«"Pero, no obstante, pensasteis que Dios no sabría mucho de lo que hacíais. !Y tal fue vuestro pensamiento que conjeturabais de vuestro Señor que os aniquiló y fuisteis de los desventurados¡''»

Este será el final de todo incrédulo de Dios, negador del día del juicio, el que no alcanza su vista más allá de esta vida y reniega de la otra venidera, de la que no hay duda. Se esconde con su culpa de Dios, pero Dios está enterado de él, y sus miembros con los que cometió los pecados, atestiguarán en su contra.

¿Cómo puede uno ocultarse a un testigo del que no puede separarse? ¡Dios mío, pido tu perdón y tu indulgencia!

Corre un velo ante nosotros en la otra vida como lo hiciste en ésta. Tú eres indulgentísimo, protector.


UNA REPLICA ABSURDA

Había un grupo de gente que nos decía, cuando éramos pequeños, ridiculizando:

¿Cómo hablan las manos y los pies? Si no tienen lengua no pueden declarar.

Pero, se inventaron las máquinas grabadoras y el cine sonoro. También en las entradas de los bancos se colocan ahora cámaras ocultas que funcionan mediante rayos infrarrojos invisibles que se accionan con solo pasar una persona delante de ellos.

Cuando un ladrón roba y luego lo niega, le proyectan la "película" y verá sus movimientos, paradas, jadeos y la conversación con sus cómplices.

Fueron estas invenciones, argumentos contra estos pedantes ignorantes y una réplica que les dice:

El, que ha podido hacer hablar a una cinta en esta vida, registrar los movimientos y palabras, delatar las conversaciones que el ladrón ocultó y demostrar la acción que él negó.... quien ha hecho conseguir esto en esta vida, ¿acaso no puede hacer hablar a
las manos y los pies en la otra?

EL JUICIO Y SUS RESOLUCIONES

Hay varios tipos de juicio. El juicio benevolente, que será para aquellos que recibieron el libro en la mano derecha. El juicio severo, como el de aquel que desobedeció las órdenes de Dios.

Saldrá la gente con su sentencia. Se diferenciarán en varios grupos: Los primeros que se acogieron a la fe y los allegados a Dios, los que recibieron el libro en su diestra, y después saldrán los que recibieron el libro en su siniestra.

Palabra de Dios:

«"Pero, si fuera uno de los allegados de Dios, entonces tendrá descanso, satisfacción y el jardín de las delicias.

Y si fuese uno de los bienaventurados se le dirá: "¡Qué la paz sea contigo! de parte de los bienaventurados. En cambio, si fuera uno de los desmentidores descarriados, entonces tendrá hospedaje en el agua hirviente y entrada en, la hoguera infernal. Por cierto que ésta es la verdad indubitable. ¡Glorifica pues, el nombre de tu Supremo Señor!"».


FRANQUEAR EL INFIERNO

Pasarán todos por un camino recto sobre el infierno. Cuanto más cerca estén de Dios y más sean sus buenas acciones, más rápido será su paso.

Se salvarán los timoratos y caerán en él los inicuos. Dios -altísimo sea- dijo:

"No habrá ninguno de vosotros que no tenga que franquearlo porque es un decreto irrevocable de tu Señor. Luego libraremos a los timoratos y dejaremos en él arrodillados a los inicuos".

Y en el Sura de la codicia, Dios, altísimo sea, dijo:

«''Ciertamente entonces veréis la hoguera, luego sin duda, la veréis indubitablemente"».

En cuanto a su primera visión será-Dios lo sabe- el franqueo de los timoratos, con quienes está la salvación.

La segunda visión será el franqueo de los inicuos y su caída en ella.

Quizás llegue la primera visión antes del juicio cuando se exalta la hoguera y la ven todas las gentes, como dijimos anteriormente.

LA GLORIA Y EL INFIERNO

Los adjetivos de la gloria que han sido mencionados en el Corán, como en las palabras de Dios Altísimo:

«"Bajo ella discurren ríos" ». Los moradores de la gloria se adornan con pulseras de oro y perlas y sus vestimentas son de seda. Hay ríos de leche, de vino y de miel y tiene doncellas celestiales y jóvenes efebos.

Se ha descrito así para hacerla factible al entendimiento, porque los idiomas humanos fueron hechos en su origen para expresar asuntos terrenales.

Pero, lo cierto es que los ríos de la gloria no son como los de la vida terrenal, ni tampoco su leche, su miel o su vino. Tampoco sus doncellas celestiales son como las mujeres de esta tierra ni sus efebos como estos jóvenes.

Volvemos aquí a lo que escribíamos al comienzo del libro, en las bases de la doctrina, cuando decíamos que la imaginación humana se encuentra impotente para comprender su verdad.

Quienes se alargaron en su descripción, no se apoyaban en ninguna prueba y llegaron a comparar la otra vida con ésta, como comparaban los escolásticos la justicia de Dios y sus atributos con lo que conocían de los atributos y la justicia humana. Entraron en confusiones y divagaciones, de las que se hubieran podido salvar y alejarse de ellas si se hubieran detenido justo al límite de los Textos y hubieran adoptado la conducta de los predecesores y reconocido la impotencia de la razón para su captación y de la imaginación para su asimilación.

En estas monografías absurdas y discusiones estériles hablaron de las doncellas celestiales. Divagaron sobre si gozar con ellas seria igual que con las de esta vida, pero olvidaron que la meta en esta es la procreación y la permanencia de la especie humana (4) y esto no es necesario en la otra vida.

Lo justo es que creamos todo lo que viene en el Corán y luego nos ocupemos de las buenas acciones que nos conducirán al paraíso, en vez de en discusiones para detallar sus cualidades, y en controversias para descubrir la verdad de lo que no está mencionado para nosotros en el Corán.

LA ENTRADA EN LA GLORIA

No se consigue la gloria por deseo o apetencia, sino con la fe y la obediencia.

Palabra de Dios:

«Ello no será según vuestros deseos, ni del de los adeptos del Libro. Quien cometa algun mal recibirá su merecido.

¿Pretendéis, acaso, entrar en el paraíso sin que Dios se cerciore de quienes de vosotros combatieron y quienes fueron Perseverantes ?"»

El creyente que consigue la gloria es un practicante de buenas acciones, que predica a Dios y se esfuerza para elevar su causa, utilizando sus bienes y su palabra. Si es así se contará entre los luchadores; si no puede hacerlo, al menos que no asimile el mal, ni sea su seguidor, y procure la salvación para él y sus familiares, soportando los problemas que encuentre a causa de su religión. Entonces se contará entre los perseverantes.

Cuando concluya el juicio y el creyente atraviese la senda del infierno se consumará la salvación.

Palabra de Dios:

«''Los timoratos serán conducidos, en tropeles hacia el paraíso, hasta que, cuando lleguen a el, se abrirán sus puertas y sus guardianes les dirán: ¡Que la paz sea con vosotros! ¡estáis beatificados! Franqueadlo, pues allí permanecerán enteramente".

Y dirán: ¡"Alabado sea Dios que nos ha cumplido sus promesas y nos hizo heredar la tierra!"

Nos alojaremos en el paraíso donde queramos. ¡Y qué excelente es la recompensa de los benefactores!»

DESCRIPCIÓN DE LA GLORIA

En cuanto a su plenitud, contiene los cielos y la tierra. No os asombréis de todo esto, pues, la otra vida con respecto a ésta es como ésta con respecto a la vida en el vientre de la madre. ¿Acaso no ve el feto en el vientre de la madre toda su vida? ¿Y, una sola casa de esta vida, no es más grande que el mundo del feto millones de veces?

Esta gloria se construyó para los timoratos. Pero, ¿quiénes son éstos? ¿Qué hacían? Tal vez obramos igual y estaremos con ellos. Dios nos aclaró quienes son los timoratos.

Palabra de Dios:

«"Son aquellos que hacen caridad tanto en la prosperidad como en la adversidad. Aquellos que reprimen su cólera e indultan al próximo ... Aquellos que cuando cometen una obscenidad o se condenan, mencionan a Dios e imploran el perdón de sus pecados "».

Estas son algunas de las cualidades de los timoratos. quien se caracteriza por ellas, después de perfeccionar su doctrina y ser sincero en la creencia de la unicidad divina, estará en la gloria, por la misericordia y la gracia de Dios.

La gloria tiene escalas. La mejor de ellas es el jardín del placer. Es difícil de alcanzar para cualquiera y sólo es para los primeros entre los primeros.

Palabra de Dios:

«''¿Acaso ambiciona cada uno de ellos ser introducido en el jardín del placer?" "Estos serán los más próximos a Dios, en los jardines de las delicias "».

La gloria que Dios denominó empíreo, está prometida para los siervos de Dios graciabilísimo descritos en el Sura del discernimiento, que son quienes reúnen una creencia sana, rectitud en su conducta, abundancia en las oraciones y moral sublime. Esto indica que el empíreo es una escala muy elevada de la gloria y le será atribuida a aquellos que reúnan las cualidades de la perfección, soportando las dificultades para conseguirla, sin evadirse de ella.

Nuestro Señor nos aclaró que hay glorias con "plantas emparradas" y "rastreras". Dentro de ellas se encuentra la gloria de refugio y la gloria del Edén. (Quien teme a Dios tiene dos glorias). Hay otra gloria llamada, Il 'liiún. Con todo esto se indica que cada adepto tendrá su escala.

LOS MORADORES DE LA GLORIA Y SUS CIRCUNSTANCIAS

Se reúnen los moradores con sus hermanos y familiares. Palabra de Dios:

« "Entrad jubilosos en el paraíso juntamente con vuestras esposas...Ellos con sus esposas estarán en gratas umbrías, acodados sobre los sofás... En cuanto a los creyentes y sus proles que les sigan en la fe, les reuniremos con sus familiares... ''».

Se reúnen entre ellos con pureza y amor.

Palabra de Dios:

« "Y arrancaremos todo rencor de sus corazones "», y odio. Se disponen para ellos lechos y almadraques; sobre ellos serán sus reuniones.

Palabra de Dios:

«"Recostados sobre lechos ordenados''»

Se sientan sobre ellos.

Palabra de Dios:

«''Serán como hermanos, descansando sobre almadraques, contemplándose frente afrente"».

Sus almadraques tendrán forros muy valiosos a los que Dios denominó brocados y a su alrededor habrá dos jardines cuyos frutos estarán a su alcance.
Serán servidos por jóvenes criados.

Palabra de Dios:

«''Y les servirán mancebos que serán hermosos como si fueran perlas en sus conchas... Allí seguros pedirán de toda fruta... Se les servirá en un cáliz un néctar, cristalino y delicioso para quienes lo beban, que no les ofuscará ni les embriagará"».

La comida se les servirá

Palabra de Dios:

«"Con bandejas y copas de oro''»

En cuanto a las bebidas les servirán:

Palabra de Dios:

«''Vasos aguamaniles y copas rebosantes de néctares de manantiales"».

Les traerán cuanto deseen de comida.

Palabra de Dios:

«"Y también les servirán las frutas de su predilección y la carne de las aves que les apetezcan... Pasearán entre los lotos inermes y plátanos con frutas alineadas, en densa sombra y frutas abundantes e inagotables que jamás serán prohibidas y donde reclinados sobre sofás... En donde no sentirán el calor solar ni el frío lunar... Y las flores del jardín les cubrirán; cuyos frutos estarán al alcance de sus manos... Reconocerás en sus rostros el esplendor de la bienaventuranza''»

Y sus caras;

Palabra de Dios: «''En este día estarán risueñas''»

Se dirigirán a los rincones de la gloria que quieran y comenzarán a conversar entre si.

Palabra de Dios: « "Su saludo es paz"».

No hablarán sino el bien.

Palabra de Dios: «"Y empezarán a hablar entre sí Dirán:

Por cierto que en el mundo fuimos timoratos entre nuestras familias. Pero Dios nos agració y nos preservó de la pena del Simún"».

Esto será el fruto de la imploración y la petición de indulgencia.

Palabra de Dios:

«"Porque antes le invocábamos; porque es beneficentísimo, Misericordiosísimo"».

Cuando hablan recuerdan en sus conversaciones los días de la vida mundanal, las circunstancias de sus moradores, lo que eran y donde han llegado en la vida ulterior.

Palabra de Dios:

« "Uno de ellos dirá: Por cierto que tenía un compañero en la tierra, que decía: ¿Eres realmente de los que creen en la resurrección?¿ Cuando muramos y seamos reducidos a polvo y huesos, en verdad, seremos juzgados?"»

Dijo: (el creyente en la gloria, a sus hermanos)

Palabra de Dios:

«"Dirá: ¿Queréis observar?"»

A los moradores del fuego, para que los vean en él. Esto indica que podrán asomarse hacia ellos.

Palabra de Dios:

«''Y mirará y le verá en medio del infierno''»

Y le dijo: (esto y lo que viene después indica que los moradores de la gloria y los del fuego dialogan):

Palabra de Dios:

«Les dirá: "¡Por Dios que estuviste apunto de seducirme!" Y si no fuera por la gracia de mi Señor, me encontraría con los réprobos"».

Dios les recompensará con las doncellas celestiales y los desposará con ellas.

Palabra de Dios.

«"Y les desposaremos con doncellas como perlas en sus conchas"».

Fueron una creación especial y son.

Palabra de Dios:

«"Y las hicimos vírgenes, amantes y coetáneas, de casta mirada (por su feminidad). Que jamás antes de ellos las tocó hombre ni genio"».

Los moradores de la gloria.

Palabra de Dios:

«''Donde su invocación será: ¡Glorificado seas, oh Dios! Allí su saludo será la palabra ¡ Paz ! y el cabo de su invocación será "Loor a Dios Soberano del universo!''».

Diciendo.

Palabra de Dios:

«''Alabado sea Dios que nos encaminó hasta aquí. Jamás habríamos podido iluminarnos si Dios no nos hubiese encaminado. ¡Sin duda que los apóstoles de nuestro Señor nos habían presentado la verdad!" Entonces serán convocados: "He aquí el paraíso en recompensa de lo que hicisteis!''... Donde la fatiga no les agobiará y del cual jamás serán echados... Donde no sufrirán la muerte excepto la primera... Y los ángeles los entrarán por todas las puertas"».
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Ithar Ghada Faied
Admin
avatar

Cantidad de envíos : 2028
Edad : 39
Localización : Buenos Aires, Argentina
Fecha de inscripción : 03/12/2008

MensajeTema: Re: Nosotros y la Muerte   Mar Ene 13, 2009 12:01 pm

Les saludan y felicitan diciendo.

Palabra de Dios:

«"La paz sea con vosotros por lo que perseverasteis y al final ¡Que felicidad en la morada... Tiene lo que desean los egos y lo que agrada al oído... Por cierto que ésta es la bienaventuranza. ¡ Qué trabajen los aspirantes para lograrla "».

¡Oh Dios mío! Por tu misericordia que todo lo abarca y tu perdón e indulgencia -Tú eres el Perdonador y el Indulgentísimo, sálvanos del tormento del fuego y franquéanos la gloria en paz.

EL INFIERNO

Lo que viene a la mente es que el fuego infernal es como el que conocemos en esta vida. Pero, la realidad es que aquél es más abrasador y por eso no puede comparársele en magnitud, pese a la semejanza en su género.

Quien repara en la descripción que hace el Corán del infierno, ve que es de otro género, pues si fuera como el fuego de esta vida, todo lo quemaría y lo dejaría calcinado.

A pesar de que el infierno tiene árboles, agua y sombra, todo está dispuesto para atormentar, no para disfrutar.

El fuego de esta vida quema a quien entra en él, lo mata y descansa de su dolor. Sin embargo el del infierno -nos refugiamos en Dios de él- es un dolor permanente para sus moradores.

Palabra de Dios:

«''No se les condenará a que mueran ni se les aliviará nada de su castigo"».

No quema la piel para hacerla desaparecer, sino para madurarla y una vez madura, Dios la regenera otra vez para continuar el tormento.

Sus moradores viven, piensan, recuerdan y discuten. En el infierno hay árboles, pero son infernales.

Palabra de Dios:

«"En verdad es un árbol que crece en el fondo del infierno, sus vástagos fructíferos parecen cabezas de diablos''».

También hay comida y sus moradores comen, pero son comensales del fruto de este árbol maldito.

Palabra de Dios:

«''Que los réprobos comerán y con ellos hartarán sus vientres y luego se les hará beber un mejunje de agua hirviendo"».

En el infierno hay bebidas; aguas purulentas que bebe el incrédulo.

Palabra de Dios: «''Que sorberá, mas no podrá tragarla''»

Cuando comen del árbol infernal, después, beberán del agua hirviente que describió el Corán. Por la intensidad de su sed, beberán de ella como los camellos perdidos y sedientos; después se verterá sobre sus cabezas.

Palabra de Dios: «''Con que será derretido cuanto hay en sus entrañas y en su piel''»

En el infierno hay vestimentas, pero son de fuego.

Palabra de Dios: « "Para los incrédulos se confeccionaron prendas de fuego''».

En el infierno hay sombras, pero de fuego.

Palabra de Dios:

«"Tendrán por encima y por debajo de ellos capas de fuego. La sombra de negra humareda: Ni fresca, ni grata "».

Este es el final para quienes prefirieron esta vida y su prosperidad, perseveraron en su incredulidad y desmintieron el día del juicio.

Palabra de Dios:

« "Porque antes de esto fueron concupiscentes y persistieron en su mortal pecado. Y decían: ¿Acaso cuando muramos y seamos reducidos a polvo y huesos, seremos resucitados... ?

En cuanto a los desventurados, serán precipitados en el fuego infernal donde exhalarán suspiros y estertores. Allí se albergarán perpetuamente, mientras subsistan los cielos y la tierra, a menos que tu Señor disponga otra cosa; porque tu Señor ejecuta lo que le place''».

LA ENTRADA AL INFIERNO

Una vez concluido el juicio se cumple la promesa del tormento para los incrédulos y serán conducidos a tropel al infierno.

El mismo infierno se enoja por su incredulidad, su reiteración en ella y por su alejamiento de los mensajeros de su Señor. Los guardianes del infierno no acaban de asombrarse de sus locuras y terquedades. Vuelven a preguntarles

Palabra de Dios:

«"Ya punto de estallar de rabia, cada vez que un grupo sea precipitado en él, sus guardianes les preguntarán: ¡Acaso no os habían llegado amonestadores!"»

No tienen más remedio que rendirse y reconocerlo.

Palabra de Dios:

«"Dirán: ¡Sí! Por cierto que nos llegaron amonestadores, pero, les despedimos diciéndoles: "¡Dios no ha revelado nada...!''»

Los ángeles les dirán:

Palabra de Dios:

«"Estáis en un craso error..."»

Reconocerán que fueron sordos, no escuchaban, y que habían anulado su razón, no pensaban. Si hubieran escuchado lo que le predicaban y hubieran reflexionado sobre ellos mismos y sobre el universo que les rodeaba, hubieran llegado a Dios y creído en El, habrían seguido a sus mensajeros y no habrían acabado en el infierno.

Palabra de Dios:

«" Y dirán entonces: "Si hubiéramos escuchado y meditado, no estaríamos entre los condenados al tártaro.''

Reconocerán su culpa: ''Mal aventurados sean los condenados al tártaro''».

EL INFIERNO ES CÁRCEL

El infierno:

Palabra de Dios:

«"Tiene siete Puertas"».

Por ella se distribuirán sus moradores.

Palabra de Dios:

«"Cada Puerta está destinada a una parte de ellos" ».

Están cerradas con cerrojos como pilares.

Palabra de Dios:

«"Por cierto que él será cerrado sobre ellos con columnas extendidas"».

Se encuentran arrojados en él, en lugares estrechos y atados unos contra otros.

Dios dispuso para ellos:

Palabra, de Dios:

«''Cadenas, grilletes Y fuego ardiente"».

INTENTOS DE HUIR

Dios concedió al hombre la longevidad en esta vida. Le dio la razón con la que elegir lo que quisiera y la voluntad para ejecutar lo que eligiera. Una parte de la gente eligió la conducta del camino del infierno y obraron lo que conducía a él. Cuándo lo alcanzaron intentaron huir, prometiendo creer y reformarse si vuelven a la vida mundanal. Creían que era como los exámenes de esa vida, en los que quien. suspende una convocatoria se enmienda en otra. No sabían que cuando uno sale de esta vida no volverá jamás a ella ni que quien entra al fuego no saldrá de él. Esto se identifica con la Palabra de Dios, altísimo sea:

«"No obstante, les habíamos Presentado un Libro que les dilucidamos sabiamente, y es guía y misericordia para los creyentes.

¿Esperan acaso algo más que su consumación?

El día que ésta llegue, quienes lo hayan desdeñado dirán: "¡Sin duda que los apóstoles de nuestro Señor nos habían presentado la verdad!''

¿Por ventura obtendremos intercesores que aboguen en favor nuestro? ¿O bien, seremos retornados para comportamos distintamente a como lo hicimos? ... Y ves a los inicuos cuando ven los tormentos diciendo: hay algún camino para volver...

Y ellos clamando en él. ¡Oh Dios nuestro! Sácanos de aquí y haremos todo el bien que no supimos hacer"».

Y será la respuesta decisiva:

Palabra de Dios:

«"¿Acaso no os prolongamos la vida para que quien quisiera reflexionar pudiese hacerlo, y no os llegó el amonestador? Sufrid pues, porque los inicuos no tienen socorredor alguno"».

Luego se refugiarán en los guardianes del infierno como lo hace el encarcelado en los guardianes de la cárcel. Creerán que ellos les podrán ayudar o les alejarán el perjuicio, diciéndoles:


Palabra de Dios:

«"Y los réprobos dirán a los guardianes del infierno: "¡Invocada vuestro Señor para que nos alivie un día del suplicio!"

Les dirán: "¿Acaso no os presentaron nuestros apóstoles las evidencias? "Dirán:"¡Sí!'' Le dirán: ''Rogad pues! ¡Aunque el ruego de los incrédulos será en vano!"»

Cuando desesperen, se dirigirán a Malek, que es el jefe de los guardianes del infierno.

Palabra de Dios:

«" Y clamaron: ¡Oh Malek! que nos destruya tu Señor"».

Pero su respuesta será decisiva y determinante.

Palabra de Dios:

«"Dijo: Permaneceréis"».

Pensarán en redimirse con dinero, como hacían en la vida mundanal; pero, más vale que renuncien a ello.

Palabra de Dios:

«"Si los inicuos poseyeran todo cuanto existe en la tierra y otro tanto más lo darían para eximirse del horrible tormento en el día del juicio final. ¡Y se les aparecerá de Dios, lo que jamás esperaban!

¡Y se los aparecerán las maldades que hayan cometido; y los envolverá aquello de lo que se burlaban"».

Pero, no les servirán de nada estos intentos y quedarán en el infierno.

Palabra de Dios:

«" Y serán fustigados con mazas de hierro. Cada vez que quieran salir de él, por angustia, serán vueltos allí''».

Y se les dirá:

Palabra de Dios:

«"Sufrid el tormento del fuego"».

SUS CONVERSACIONES Y DISCREPANCIAS

Los moradores de la gloria son hermanos, recostados en lechos frente a frente. Se habrá extinguido el rencor de sus corazones y en sus conversaciones hablarán el bien y no cabrán en ellas las murmuraciones, mentiras y pecados.

En cambio, los moradores del infierno estarán inmersos en disputas.

Palabra de Dios:

«"Cada vez que ingrese una generación abominará de su hermana, hasta que todas estén reunidas en el fuego; entonces, los sectarios dirán a sus secuaces: "¡Oh Señor nuestro! ¡He aquí a quienes nos desviaron! ¡Duplícales el castigo infernal!". El les dirá: "El doble será para todos pero, vosotros lo ignoráis''.

Los secuaces dirán a los sectario: "¡No os debemos ningún favor! ¡Sufrid pues, el castigo por lo que habéis cometido ...''

" He aquí un tropel que entrará con vosotros¡ ¡Enhoramala a ellos Porque entrarán en el fuego!

Les dirán: ''Tampoco habrá enhorabuena para vosotros por habernos inducido a ello! ¡Y qué pésima morada!" Y dirán: "¡Oh Señor nuestro! ¡A quienes nos indujeron a ello duplícales el castigo en el fuego infernal!'' Y Por qué no vemos aquí a aquellos hombres que contábamos entre la plebe, a quienes solíamos escarnecer?" ¡Por cierto que es real la disputa de los réprobos ... ! Los incrédulos dirán. ''¡Qh Señor nuestro! ¡Muéstranos a los genios y hombres que nos extraviaron; los pondremos bajo nuestras plantas para que se cuenten entre los más viles!''»

DIÁLOGOS ENTRE LOS MORADORES DE LA GLORIA Y EL INFIERNO

Ya podíamos deducir, por lo expuesto anteriormente, que los moradores de la gloria pueden ver a los del fuego. El Corán dice que unos y otros hablan y conversan.

Palabra de Dios:

«"Y los dilectos del paraíso gritarán a los réprobos: "¡ Hemos verificado, que era verdad cuanto nuestro Señor nos había Prometido!" ¿Por ventura, comprobasteis que era verdad cuanto vuestro Señor os había prometido?
Dirán: ''¡Sí! Un pregonero entonces clamará entre ellos: ''¡Que la maldición de Dios caiga sobre los inicuos... Los réprobos clamarán a los bienaventurados: ''Verted sobre nosotros un poco de agua o algo de lo que Dios os agració". Les dirá: ''por cierto que Dios se lo vedó a los incrédulos, que tomaron su religión por diversión y juguete y los sedujo la vida mundanal ''»


EL PURGATORIO

Lo que se desprende de estas aleyas es que el purgatorio es un lugar entre la gloria y el infierno.

Permanecerán en él, un tiempo determinado, aquellos cuyas obras buenas no alcanzaron para entrar en la gloria ni llegaron sus malas obras para introducirles en el fuego.

Verán desde él la gloria, ansiando entrar en ella, y hablarán con sus moradores. Verán, también, el fuego, del que se refugiarán en Dios, y hablarán con sus moradores.

Entre ellos, (es decir, entre los moradores de la gloria y del fuego) hay una cancela

Palabra de Dios:

«" Y sobre el purgatorio se situarán hombres que reconocerán a cada cual por su fisonomía y convocarán a los bienaventurados: "Qué la paz sea con vosotros!''

Pero aunque lo anhelen no entrarán aún en él. Mas cuando sus miradas se vuelvan hacia los réprobos dirán: "¡Oh Señor nuestro! ¡No nos juntes con los inicuos!"»

Verán en el infierno a gentes que conocían en la tierra. Eran los altivos y orgullosos por sus tesoros, por sus seguidores y por las masas que les apoyaban, a causa de lo cual se volvían más arrogantes y enaltecidos. Les llamarán y les dirán:

Palabra de Dios:

«"¿De qué os sirvieron vuestros tesoros y vuestra altivez"?».

Verán entonces que no les sirvieron de nada para alejar su tormento, ni mucho ni poco, y que lo han dejado todo tras de sí y lo han abandonado a sus espaldas. Porque no baja con el muerto ni amigo ni compañero, aliado o intimo, soldado o ayudante.

A todos los deja atrás y se aleja de ellos; bajará a la tumba solo, y solo también resucitará de la tumba y comparecerá al juicio.

Esta es una realidad cotidiana en la vida mundanal, pero se cegaron los ojos para verla y la razón para captarla.

¡Oh Dios! Abre nuestros ojos para que veamos las realidades que conducen a ti e ilumina nuestras mentes para ver el camino que lleva hacia ti y aléjanos de las seducciones manifiestas y ocultas. Agrácianos con tu complacencia y la gloria; aléjanos de tu ira y del fuego; ¡Oh Absolvedor Indulgentísimo!

160

(1) En los primeros capítulos del libro escribí para el musulmán y no musulmán de una manera generalizada, apoyándome más en las pruebas de la razón que en las de la trans misión. Desde las bases de la fe mi hablar está dirigido en su mayor parte para el creyente, pues me apoyé en las pruebas transmitidas de generación en generación y en lo atestiguado en las aleyas.

(2) Majshar: Lugar donde se reúne a todas las gentes para ser juzgadas.

(3) Esto es una prueba de lo infundado de los hechiceros. Ellos dicen utilizar genios o diablos para beneficiar o perjudicar a quien quieran y que los extraen del cuerpo a quienes padecen enfermedades mentales.

(4) Si un hombre razonable reflexionara, le repugnaría su sitio, pero Dios puso en él el deseo para evitar eso, como puso la anestesia para evitar el sufrimiento del dolor en una operación quirúrgica.
Volver arriba Ir abajo
http://thewomaninislam.heavenforum.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nosotros y la Muerte   

Volver arriba Ir abajo
 
Nosotros y la Muerte
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ideologías y estrategias que alientan la "cultura" de la muerte
» Profecia "Reloj de Arena y muerte" y predicción de terremotos
» Luto por la muerte de una mente brillante
» Fuertes nevadas causan la muerte de al menos 56 personas en Japón
» LA MUERTE es un angel o un demonio?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Mujer en el Islam :: Presentación del Islam :: Janaza (Funerales)-
Cambiar a: